La necesidad de garantizar más seguridad y validez jurídica de distintos tipos acuerdos de crece cada día. Por esto, adoptar un contrato electrónico para formalizar tus transacciones es una solución eficiente en tiempos de transformación digital.

Tradicionalmente, el contrato impreso en papel, que contiene firmas manuscritas de distintas partes, era utilizado como la principal herramienta de validación y garantía de seguridad jurídica.

De hecho, con la transformación digital y el cambio en los hábitos de consumo, los negocios son firmados a distancia, basándose en las tecnologías digitales.

Igualmente, transacciones de compras, ventas, contratación de servicios, validación de documentos pueden utilizar medios digitales.

Así, los contratos impresos pueden ser sustituidos por contratos electrónicos, alineándose a las demandas digitales, con la ventaja de lograr con más agilidad y economía.

Aún que su popularidad crezca cada día, existen muchas dudas. Una de ellas, muy importante para algunos tipos de negocios, es la posibilidad de firmarse contratos offline.

¿Sería posible? Te contestaremos en siguiente.

¿Qué es un contrato electrónico?

Primero, vale comprender lo que es un contrato electrónico.

Todo contrato electrónico es un documento en el que distintas partes confirman estar de acuerdo sobre un tema específico.

No sólo se asemeja a un contrato tradicional firmado en papel: de hecho, sus términos y condiciones tienen efecto legal, como previsto en la legislación.

La diferencia esencial es el medio utilizado para que el acuerdo sea firmado. No se utiliza el papel, sino el medio digital. Así, no hay firmas manuscritas.

El contrato electrónico es firmado a distancia, con la mediación de una plataforma digital y la adopción de una firma electrónica con criptografía.

¿Para qué sirve?

Por su versatilidad, puedes utilizar la modalidad de contrato electrónico largamente en distintos tipos de acuerdos.

Actualmente, se puede verlos adoptados en diversos casos de uso, por ejemplo:

  • Acuerdos de contratación de servicios en línea;
  • Compra y venta de bienes;
  • Acuerdos comerciales a distancia;
  • Documentos relacionados con la contratación de empleados; y muchas otras posibilidades.

Muchas organizaciones prefieren utilizar los documentos electrónicos porque son válidos jurídicamente y les ayudan lograr con más agilidad y flexibilidad.

¿Contrato electrónico offline, es posible?

Además de los desafíos frecuentes en los procesos de acuerdo (tiempo de revisión de documentos, tiempo de firma etc.), instabilidad o indisponibilidad permanente de conexión pueden poner a perder una etapa fundamental: el cierre del contrato.

Por lo tanto, transacciones importantes de ventas y decisiones deben ejecutarse a tiempo y modo, sin obstáculos.

De hecho, aún que promueva la transformación digital en las empresas, los contratos electrónicos pueden ser firmados offline cuando no existe conexión con la internet.

Por ejemplo, hay actividades profesionales ocurren a distancia, en locales donde las conexiones con la internet no tienen cualidad.

Así, con foco en facilitar la formalización de nuevos acuerdos, la tecnología de las firmas electrónicas permite que los contractos sean formalizados por usuarios remotos.

Tecnología es la clave

Para garantizar que todos los acuerdos sean firmados, es necesario utilizar herramientas que funcionen online y offline.

Por ejemplo, la plataforma DocuSign anticipa estas ocurrencias y ofrece la posibilidad de firmar un contrato offline. Así, puedes disfrutar de todos los recursos para generar más negocios, firmando un acuerdo a distancia y sin conexión con la internet.

De hecho, puedes recopilar informaciones y firmas asociadas a documentos y acuerdos cerrados remotamente y salvar todo offline.

O sea, el usuario puede generar sus contratos y firmarlos electrónicamente similarmente al modelo online, en cualquier momento y lugar, mismo sin conexión.

Todavía, hay una advertencia con relación a la conclusión del contrato electrónico de manera remota. Seguro se puede firmarlo offline y salvar su progreso. Pero, la plataforma concluirá todas las operaciones de criptografía y almacenamiento del documento ya firmado cuando esté conectada.

En otras palabras: puedes demandar a su cliente que firme un acuerdo offline. Pero cuando tu conexión sea restaurada, el proceso de firma será debidamente concluido y el contrato podrá ser enviado para otros interesados o salvado en la nube.

Para que todo se quede más claro, a siguiente presentamos 3 pasos sencillos para firmar documentos offline con DocuSign:

  1. Carga el documento en la plataforma. Puedes utilizar variadas extensiones de archivos. Los más comunes son “.pdf” y “.docx”;
  2. Arrastra y suelta tu firma electrónica u otras informaciones en los campos predefinidos en el documento: texto, campos de fecha, firma y otros;
  3. Completa y envía el contrato firmado así que restablezca tu conexión;

Por fin, la posibilidad de crear un contrato electrónico de modo offline va a garantizar a total disponibilidad de tu negocio, no importa las condiciones.

Conoce ya como firmar tus contratos con la prueba gratuita de DocuSign.