¿Qué es el ciclo de vida de un producto y por qué es importante para las ventas?

El ciclo de vida de un producto es un concepto imprescindible para optimizar la elaboración de un determinado bien o servicio, hasta llegar a manos del consumidor final. Pero, ¿cuál es su verdadera relación con las ventas?

En este artículo te contaremos a detalle qué es el ciclo de vida de un producto, cuáles son sus fases y cómo se relaciona con las ventas de tu empresa, para que así, garantices una exitosa rentabilidad financiera.

¡Sigue leyendo!

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es un proceso cronológico que se desarrolla desde la concepción del mismo, hasta su desaparición. Esta perspectiva es muy importante para las empresas, ya que de este periodo de tiempo dependen sus ganancias o pérdidas.

Una empresa hará todo lo que esté a su alcance para prolongar la vida de un producto en el mercado. Cuanto mayor tiempo se comercialice, mayores serán las ventas y ganancias. Sin embargo, no todos los productos tienen la misma vida útil.

Para entenderlo mejor, ¡analicemos sus principales etapas!

Fases en el ciclo de vida de un producto

Antes de establecer cuáles son los factores que condicionan un producto, es necesario saber cuáles son los ciclos que atraviesa. Todo producto es sometido a una serie de fases que marcan el periodo en el que se encuentran. Estas fases se denominan:

1. Nacimiento

El nacimiento de un producto es una de las etapas críticas que atraviesa la empresa. Aquí es donde el producto tiene que darse a conocer y lograr permanecer. Si bien al ser novedoso hay pocos competidores, es un proceso realmente frágil.

El nivel de vida que el producto obtenga en este periodo, está directamente relacionado a las características del mismo, su aceptación en el mercado, lo novedoso que es y la satisfacción de los usuarios.

2. Crecimiento

Una vez que se ha superado la etapa inicial, el producto comienza a mostrar sus beneficios y rentabilidad. Es un periodo en el que las ventas se disparan y el costo tiende a subir un poco, para luego descender nuevamente. Aquí aparecerán nuevos competidores atraídos por el éxito del producto y comienza una carrera publicitaria.

Por lo general, todos los beneficios obtenidos por el producto en esta etapa, son reinvertidos en campañas publicitarias y nuevos puntos de venta. Estratégicamente hablando, este período se enfoca básicamente en la aceptación del mercado.

3. Madurez

En esta fase del ciclo de vida del producto, se consigue una ligera estabilidad. Aquí el producto ya es aceptado por el cliente y comienzan a interactuar nuevos factores.

En este momento los competidores presentan pocas diferencias y comienza una guerra despiadada con los precios. Este es uno de los períodos más largos del producto y uno de los más estratégicos de llevar. Es tiempo de lograr la fidelización del cliente y a su vez proteger la porción de mercado que poseemos.

4. Declive

Este es uno de los últimos procesos por el cual atravesará el producto y se caracteriza por el descenso en las ventas y los beneficios.

Uno de los errores más comunes de las empresas, es no darse cuenta de que han llegado a este estado. Por lo que en ocasiones se realizan inversiones que no tienen el efecto deseado. Por eso, es importante saber situar al producto en la fase en la que se encuentra. De esta manera, las inversiones se podrán realizar sobre otros productos que lo necesitan más.

No es fácil determinar el declive de un producto, pero es muy importante reconocerlo. Esto puede ayudar a mantener una estabilidad empresarial y mantener la carrera comercial con productos nuevos y más rentables.

5. Fase final o desaparición

Ante la continua merma de las ventas y una escasa o nula rentabilidad, se decide a retirar el producto del mercado. Aquí es el momento de rediseñar el producto o ver cuáles pueden ser los nuevos beneficios para el cliente. Estos últimos pasos se realizan siempre y cuando el producto que expiró lo permita.

Como en la fase anterior, no muchas veces se logra determinar que el producto ha llegado a su fin y esto puede producir pérdidas importantes. Para que esto no ocurra, siempre es bueno tener una estrategia para lograr un buen manejo de ciclo de vida del producto.

6. Estrategia para el ciclo de vida

Este es un procedimiento excelente para determinar el ciclo de vida del producto. Básicamente, consiste en llegar al estado de madurez del producto y determinar si el producto sigue o no.

En el caso de seguir adelante, se pueden realizar estrategias sobre el producto y el mercado. Estas estrategias consisten en renovarlo para seguir llamando la atención del consumidor, o bien, integrar nuevos beneficios, mejores modelos y diseños, precios, etc. De esta manera, el riesgo de pérdida se reduce considerablemente y los recursos se pueden distribuir de una mejor manera.

¿Por qué este proceso es importante para las ventas?

Conocer y gestionar adecuadamente las etapas del ciclo de vida de un producto permitirá a las empresas tomar mejores decisiones para cada circunstancia. Además, podrán adaptar sus estrategias de marketing y ventas para adecuarse a los cambios que sufren los productos a través del tiempo.

Identificar correctamente en qué etapa se encuentran, les permitirá mejorar la toma de decisiones y concentrar sus esfuerzos en acciones redituables.

Ahora, definamos las características en el flujo de ventas para cada fase:

  • En el nivel inicial, las ventas de la empresa no serán las mejores. Las ganancias son mínimas y es donde muchos productos suelen fracasar.
  • En el nivel de crecimiento, las ventas de la empresa se disparan considerablemente. El dato a tener en cuenta aquí, es que las ganancias deben ser reinvertidas inmediatamente.
  • La tercera fase ya es más estable en cuanto a ganancias, ventas, estrategias y todo lo concerniente al producto. Las ventas dejan unos buenos márgenes de ganancia y se encuentra en franca expansión.
  • Las dos últimas etapas son de escasas ventas y tienen una tendencia a la baja. El producto se vuelve poco redituable y aquí es donde ya tiene que estar en marcha la estrategia de ciclo de vida del producto.

Todo producto cursa este ciclo de una manera u otra. Algunos duran más que otros, pero el objetivo es el mismo. Lo importante es comprender y determinar en qué fase se encuentra el producto. Si podemos evitar las pérdidas para redistribuir los recursos en nuevos proyectos, habremos comprendido el ciclo de vida del producto.

Si te pareció útil este contenido y te interesa conocer más sobre las tendencias de ventas para impulsar a tu empresa o negocio, te recomendamos hablar con nuestros expertos.

 

Publicado en
Temas relacionados