¿Cómo funciona la nube?

Una mujer trababa en el hogar con su perro

En la actualidad, se habla mucho de las ventajas que ofrece el servicio de almacenamiento en la nube. Grandes empresas como Microsoft e IBM son proveedoras de este servicio y tienen una amplia cantidad de usuarios alrededor del mundo.

Pero, ¿qué es la nube y cómo funciona?

La nube —computación en la nube o cloud computing— es una idea que surgió en el año 2006 por parte de grandes proveedores de internet como Google, Amazon y Microsoft, los cuales unieron sus esfuerzos para diseñar y crear una innovadora plataforma con una nueva arquitectura de redes basada en el almacenamiento de datos.

Si quieres saber más detalles sobre este recurso tecnológico, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la nube?

La nube es una plataforma de almacenamiento de datos ilimitada que se aloja en la web y que ha generado importantes cambios en diversas áreas digitales y en los sistemas de almacenamiento y manejo de datos a nivel mundial.

Al usar la nube, ya no es necesario ningún otro sistema de almacenamiento de datos o hardware, es decir, se puede guardar o almacenar cualquier información sin hacer uso del disco duro de una computadora. Tampoco se requiere el uso de otros dispositivos como pendrives: lo que se guarda en la nube se queda en la nube y tiene un mínimo o casi inexistente riesgo de que se pierda.

Podrás acceder a cualquier información que hayas guardado en la nube cuando lo desees, siempre y cuando dispongas de conexión a internet.

¿Cómo funciona la nube?

La nube funciona de una forma muy sencilla: existen empresas que habilitan servidores que por lo general se encuentran en internet. Al contratar sus servicios, sean gratuitos o de pago, solo debes registrarte en dicho portal y hacer uso del servicio.

En palabras técnicas, el funcionamiento de la nube se divide en dos partes:

  • Front-end: representa la computadora u otro dispositivo inteligente del cliente y las aplicaciones que necesita para hacer uso de la nube.
  • Back-end: representa a los servidores, empresas y sistemas que prestan el servicio.

Algunos servidores son de fácil acceso y gratuito, pero si necesitas un servicio más especializado para tu empresa, deberás contratar un proveedor privado. Afortunadamente, en la actualidad ya existe una amplia variedad de empresas que prestan excelentes servicios para el uso de computación en la nube.

Tipos de nube

Con el paso del tiempo, el avance de la tecnología ha permitido el desarrollo de diferentes tipos de nube.

¡Te contamos más sobre ellos!

Nube pública

La nube pública es gratuita, requiere de poco mantenimiento y está abierta al público en general o a quien quiera hacer uso de ella.

Para acceder, solo debes usar alguno de los servidores gratuitos de los cuales disponen Google Drive, Dropbox o Box, entre otras empresas.

Nube privada

Este tipo de nube consiste en comprar un espacio en la nube solo para ti: la información, datos o archivos solo se alojan en la infraestructura del cliente que la adquirió, es decir, es una nube personal con los niveles más altos de seguridad.

Generalmente, la nube privada se usa para ámbitos empresariales y de negocios.

Nube híbrida

Tal como su nombre indica, la nube híbrida es una mezcla de la nube pública y la nube privada. Algunas empresas prefieren este tipo de nube debido a que el uso de las dos combinadas les permite mayor flexibilidad en sus sistemas de trabajo.

Nube distribuida

Este tipo de nube es la extensión de la nube pública, pero cuya provisión de servicios está a cargo de una entidad privada.

Para el futuro próximo, la nube distribuida podría ser una tendencia para las empresas debido a su capacidad de disponer de varios centros de datos en diferentes lugares.

Beneficios del uso de la nube

Liberar memoria en la PC e inutilizar el disco duro de la computadora abrió un mundo de posibilidades en el ámbito de las tecnologías de la información (TICs) y el mundo digital en general.

Estas son algunas de las ventajas que tiene utilizar la nube:

Reducción de costos

Al no depender de dispositivos físicos de almacenamiento, evitarás su deterioro y ahorrarás en el mantenimiento de las computadoras y en las actualizaciones de software. Dependiendo del servicio que hayas contratado para tu empresa, las actualizaciones y el mantenimiento pueden realizarse de forma automática a través de la nube.

Fácil acceso a la información

Podrás acceder a tus archivos y datos desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo que tenga internet, ya que todo estará en tu espacio en la web; da igual donde te encuentres, el almacenamiento en la nube te permite trabajar de forma remota sin la necesidad de trasladarte exclusivamente a tu oficina.

Además, podrás compartir archivos muy pesados de una manera más fácil y rápida, lo cual hará más eficiente el intercambio de información entre y con tus trabajadores.

Capacidad de almacenamiento ilimitado

La nube es escalable, lo cual es una gran ventaja para las empresas: las organizaciones pueden ampliar o reducir sus necesidades y operaciones de almacenamiento, según su situación y sus requerimientos.

Además, en la nube se puede guardar y alojar toda clase de datos, incluso algunos tipos de programas se pueden manejar desde su plataforma.

Altos niveles de seguridad

La computación en la nube tiene altos estándares de seguridad: la información y datos son menos vulnerables a hackeos, virus o pérdidas.

Gracias a sus ventajas, la nube o cloud computing ha estimulado el surgimiento de nuevas tecnologías y, también, el avance y la mejora de las existentes.

¡Listo! Ya sabes qué es la nube, cómo funciona, sus tipos y sus beneficios.

Definitivamente, utilizar el servicio de almacenamiento en la nube es una excelente forma de acelerar la transformación digital de tu empresa. ¿Qué esperas para agilizar tus procesos?

¿Buscas más información valiosa sobre tecnologías para modernizar los procesos de tu organización? De ser así, te invitamos a descargar y leer el siguiente material:

8 mejores prácticas para optimizar la transformación digital en tu negocio

Publicado en
Temas relacionados